domingo

Cristo y sus hermanos



Jesús de Nazaret, un personaje siempre envuelto en interrogantes y cuestionamientos de todo tipo.

En el año 2002 se encontró un ataúd que se atribuyó al hermano de Jesús de Nazaret. Una caja funeraria datada en los primeros años después de Cristo, de 50 cm. de ancho y 27 cm. de largo. Según reza su inscripción, allí descansaron los huesos de Jacobo, hijo de José, hermano de Jesús.

De los huesos ya no queda rastro. El grabado, escrito en arameo, se hizo entre los años 20 y 70 de nuestra era y quizás sea la primera referencia arqueológica que se tiene de Cristo. Todos los periódicos del mundo publicaron la noticia.

El descubrimiento

El especialista francés André Lemaire de la Universidad de la Sorbona de París, fue el que se topó con el hallazgo en una tienda de antigüedades por pura casualidad y afirmó que puede ser el primer dato cierto sobre la existencia de Jesús. El dueño del anticuario lo había comprado en un barrio llamado Siloé por muy poco dinero. Fue entonces cuando Lemaire lo vio y lo solicitó para su estudio que derivó en el encuentro de este enigma. Esto abrió la posibilidad de que el Mesías tuviese hermanos, como indican algunos textos bíblicos.

Julio de la Guardia, corresponsal de la Cadena Ser en Jerusalén, afirmó que las comunidades religiosas acogieron el hallazgo con cierto escepticismo, ya que por ejemplo en el caso de la grey católica significaría reescribir toda su historia.

Teorías que siembran la duda

Nacho Ares, director de la revista Arqueología del siglo XXI, en el programa Milenio 3, se mostró incrédulo porque cualquier noticia que proviene de la figura de Jesús tiene una relevancia notable tanto en Oriente como en Occidente y por la falta de pruebas que se tienen del osario. Comentó un poco sobre la biografía del descubridor del mismo. En 1981 André Lemaire publicó el hallazgo de un artefacto singular, también encontrado en un anticuario en vez de en un entorno arqueológico como sería previsible. Era una granada de marfil, una fruta, que sugirió que venía del templo de Salomón. El Museo de Israel se lo compró por un millón de dólares de aquella época, pero tampoco había pruebas demasiado concluyentes. A Nacho Ares le parece extraño que una pieza de ese valor hubiese pasado desapercibida durante tanto tiempo y que el dueño de la misma no quiso aparecer en los medios de comunicación. Quizás como forma de conseguir un mayor precio en una subasta o para que sea expuesto en lugares de renombre.

César Vidal Manzanares escritor y periodista español, también tuvo sus dudas. Según él ‘es posible pero dista mucho de ser seguro’. Jacobo ya aparece como hermano de Jesús en el capítulo 13 del Evangelio de Mateo y en el capítulo 6 del Evangelio de Marcos. También se puede encontrar algo acerca de él en el capítulo 15 de la Primera carta a los Corintios, como uno de los primeros cristianos que aún no creían en la Resurrección. Pablo lo nombra en Gálatas como uno de los cabezas de la iglesia de Jerusalén y también en los Hechos de los Apóstoles y la Epístola, la carta de Santiago, está escrita por él.

Flavio Josefo, el gran historiador judío cuando habla de Jesús, es para comentar que murió Jesús el hermano de Santiago, llamado el Mesías. Por lo que se desprende que le daba incluso más importancia a él que a su hermano y que era un personaje realmente conocido en su época.

Según Lemaire la prueba de que este osario puede ser del hermano de Jesús es porque en la inscripción hace referencia al parentesco, cosa que según él lo hace diferente. Pero para César Vidal no es así, además de que los nombres no son tan peculiares como para hacer una distinción fehaciente.

La opinión de Javier Sierra

A Javier Sierra, reconocido escritor de best sellers como El ángel perdido o  La dama de azul, la historia le pareció conocida porque en marzo de 1996 en Jerusalén, la BBC publicó que en el almacén del Servicio de Antigüedades de Israel encontraron cuatro osarios iguales que ese sin ningún otro resto, que aparecían con los nombres de María, José, Jesús hijo de José y Judá hijo de Jesús. Todo esto fue hallado en un terreno baldío en donde hoy hay un edificio de apartamentos y dos osarios más con inscripciones en griego que decían María y Mateo. Los de la BBC atribuyeron el nombre de María a María Magdalena y Mateo a San Mateo pero no se pudo comprobar si esas atribuciones eran ciertas, como siempre sucede en estos casos.

La controversia trató de poner el dedo en la llaga sugiriendo la posibilidad de que Jesús haya tenido hermanos de sangre, contraviniendo al dogma. El caso de los osarios del año 1996 fue más controvertido si cabe porque afirmaba que había un osario de Jesús, con lo cual, quedaría demostrado que Jesús no resucitó.

Para Vidal el osario no tiene relevancia

Para César Vidal no cambió nada este suceso porque el hecho de que Santiago fue el hermano de Jesús está recogido en los Evangelios, junto con otros hermanos que fueron José, Simón y Judas e incluso habló de hermanas, por lo cual no encontró ninguna sorpresa en el hallazgo. Según él ‘sólo una persona que no haya leído en su vida los Evangelios, puede desconocer este hecho’.

La noticia fue leída diez veces más que cualquier acontecimiento político o deportivo del momento en los principales periódicos, lo que habla del poder que tienen estos hallazgos.

Aunque sea algo que solo roza de soslayo la figura de Jesús, siempre trae impregnados la controversia, el interés y la fe.


@mamiroca

                   

Publicar un comentario