martes

Nos miran



Sobre las desapariciones inexplicables, un film que muestra las cosas desde otro punto de vista.

La película penetra de lleno en el tema de los desaparecidos, de ese porcentaje mínimo de personas que en España llegan a tres mil, que de la noche a la mañana se esfuman y no dejan ningún tipo de huella y plantea una hipótesis cuanto menos inquietante que da mucho que pensar.

Ópera prima para el director

En el programa Milenio 3 fueron entrevistados su director Norberto López Amado y su principal actor Carmelo Gómez, que comentaron lo que les motivó a realizar una película de este tipo y cómo vivieron la experiencia.

Para Norberto López Amado fue su primer largometraje, que leyó una novela de Javier García Sánchez, Los otros la cual le impactó. El autor en su libro denominaba a los desparecidos como ‘los raros’, y fue el comienzo para que Norberto plasmase en esta película los sentimientos y sensaciones que él vivió con el libro. Quiso, en una delicada  y muy cuidada tarea transmitir al público todo ese extraño y subliminal mundo.

Historias reales

Un ejemplo de lo que se habla en la película es el caso de un niño de 13 años, David Guerrero Guevara, desaparecido el 4 de abril de 1987, en el Barrio de Málaga 25 años de paz. En  una parada de autobús y rodeado de personas, caminando por la acera con su mochila, varios vecinos lo vieron desde sus ventanas, nadie se aproximó a él y no hubo nadie sospechoso a su alrededor, simplemente se desvaneció. En más de quince años no se ha sabido nada. El caso se conoció como ‘El niño pintor de Málaga’, similar al ‘niño de Somosierra’, otro caso de desaparición sin explicación en una carretera, en su vehículo y acompañado por su familia.

A muchas personas les impresiona ver los carteles de desaparecidos, como si realmente mirasen a los transeúntes o a los que se chocan con ellos. José María Seara, encargado de estas investigaciones en España comentó que hay un uno por ciento de casos que ellos denominan ‘desapariciones inquietantes’, que resisten a todos los esfuerzos por resolverlos.

Cómo llegar a interpretar su papel

Carmelo Gómez interpreta a un policía que se mete de lleno en este mundo, que se decide a investigar hasta el final y con todas sus consecuencias.

Comentó que al principio lo vivió de forma escéptica, ya que él no es seguidor de estos temas, pero sí como ‘un amante de la inquietud que le produce la muerte, que es el gran absurdo’, y como una forma de explorar el potencial del cerebro humano que el día que sea utilizado en su totalidad puede llevar a visionar mundos insospechados. Aunque todos esto planteamientos no se los hizo desde un primer momento.

Al principio fue a hablar con los policías de verdad que investigan estos casos, que se quedan en ‘simples carpetazos’, y que lógicamente ellos tienen que apelar a la lógica, a la razón. Los policías no pueden dar otra explicación que lo visible y lo tangible, hechos concretos y probados. Con uno de esos carpetazos, arranca la película.

A medida que interiorizó el papel se cuestionó todo este mundo, todo este rompecabezas que es la vida al que según él le falta una pieza para encajar totalmente, y se confesó un gran temeroso de la verdad si es que hay alguna verdad desconocida.

Llegar a la verdad y algunas teorías perturbadoras

Al director no le llamó la atención ningún caso en concreto, simplemente el hecho de contestar de alguna forma la pregunta aún sin respuesta, de adónde va esta gente y qué es lo que pasa con ella. La posibilidad de una realidad paralela es lo que le animó a hacer esta película. El film habla sobre universos paralelos que pueden interactuar con la realidad cotidiana sin que se sea capaz de advertirlo, sobre todo los adultos. 

De la capacidad de los niños no reprimida por los mandatos e imperativos de la sociedad que pueden ser conscientes de cosas que a los mayores se les escapan, de una habilidad que los mayores pueden haber perdido. Una persona adulta que mantiene esa capacidad puede considerar él mismo o los demás que está perdiendo la razón.

Norberto explicó al equipo que hay creencias que afirman que hay distintos estados de muertos, que siguen acompañando a los vivos porque el recuerdo quizás es mucho más potente de lo que se piensa y la fuerza de la evocación los hace inmortales, por eso la insistencia de los padres para tener descendencia, que en definitiva es la necesidad de ser recordados.

Carmelo se sintió muy inquieto con estas hipótesis y al quedarse solo en su casa, en la que abundan los cristales y los espejos y que es un elemento clave en la película, no quería cruzarse con ninguno a pesar de resistirse a creer. Habló de una lucha interna que tuvo que librar para llegar al personaje, porque éste llega a ver lo que veía de niño para completar el acertijo.

En el estreno de la película, Norberto contó que se le acercó una persona y cuando terminó el film le dijo: ‘-Gracias por decir la verdad’, algo que seguramente no se esperaba.

Imagen: www.fantaterror.com

@mamiroca


Publicar un comentario