martes

Ataques de rayos en la India



¿Qué sucedió en Uttar Pradesh, entre marzo y agosto de 2002?

En Uttar Pradesh, una zona paupérrima del norte de la India, en agosto de 2002, fue un verano muy movido en el mundo en cuanto a sucesos singulares se refiere y debido a una histeria colectiva provocada por unos rayos que provenían del cielo, se produjeron apaleamientos, acuchillamientos, matanzas de personas e incluso niños enloquecidos que se lastimaron duramente unos a otros. Los periódicos como el Indiatimes cifraron las víctimas en once. La gente dijo que era como un insecto, una luz, una criatura que los atacó en las calles y en sus casas, les cogía de la cara y los quemaba, pero las autoridades minimizaron el incidente.

Rayos en bola

Los científicos lo atribuyeron a un fenómeno denominado rayos en bola, que es una especie de centella o esfera luminosa que cae a la tierra. Literalmente no es un rayo, es un fenómeno atmosférico en forma de bola que aparece asociado a las tormentas. Las personas se asustaron a tal punto que creyeron que era una maldición de los dioses. Lo describieron como una pelota de rugby con luces de color rojo y azul, que les provocó quemaduras y arañazos. Investigadores de Estados Unidos se desplazaron hasta allí para investigarlo, para explicar lo que pudo ser el causante de esta oleada de pánico, pero no llegaron a ninguna conclusión, como tampoco el Instituto Hindú de Tecnología.

Estrategias militares y pruebas sociológicas

También se especuló con la idea de que Pakistán, enemigo bélico de la India, pudo probar un nuevo prototipo militar híbrido, mitad insecto mitad robot con la población más vulnerable, para realizar tareas de espionaje o que el propio gobierno hindú pudo intentar hacer pruebas para estudiar las reacciones de la población ante dicho suceso. Pero a pesar de surgir las teorías más disparatadas, fueron los individuos con sus creencias los que provocaron las muertes. Lo que produjo las once víctimas fue la interpretación que hizo la gente de los sucesos, lo atribuyeron al Muhnochwa o monstruo con garras, sus supersticiones y creencias extrañas los llevaron a cometer actos incomprensibles.

Javier Sierra, autor de libros como Roswell: Secreto de Estado, en el programa Milenio 3 de la Cadena Ser de esas fechas, comentó que todo esto comenzó en marzo de 2002 en la región de Calcuta, cuando varios objetos parecidos fueron divisados por algunas personas, veinte veces más grande que una estrella que emitía luces de color blanco y azul que sobrevolaron la ciudad y a los que las autoridades no supieron identificar con ninguna nave conocida. La actitud del gobierno no ayudó absoluto. Para más inri, el Jefe de policía del área divulgó la teoría de un insecto mutante, tratando de explicar las heridas que tenía la gente, la mayoría en la cara y las extremidades como una infección debida a las picaduras, con lo que contribuyó aún más a la confusión, porque el aspecto de las mismas no era de picaduras sino de quemaduras, un efecto secundario que en otros casos como en Brasil en el año 1980 se asoció a los efectos producidos por la proximidad con un objeto OVNI.

El Panel Sturrock

En el año 1996, financiado por Laurance Rockefeller y capitaneado por Peter Sturrock, astrónomo y profesor de física aplicada de la Universidad de Stanford, se constituyó lo que se dio en llamar el Panel Sturrock, que estudió las posibles consecuencias de la exposición directa a un objeto no identificado y que puede ser la clave del misterio OVNI. 

No sólo fueron avistamientos lo que pasó en la región de Uttar Pradesh, sino que lo que haya tocado y lastimado a las personas es lo que tuvo intrínsecamente la clave de lo que sucedió.

Imagen: Tumblr.com

@mamiroca