miércoles

Las brujas de Zugarramurdi

                      

Un tema ignoto y bello de la Navarra más tradicional.


En un lugar de los Pirineos hace más de cuatrocientos años, existió un sitio donde se reunían las brujas. Al norte de Navarra, en unas cuevas llamadas de Zugarramurdi, en el valle de Baztán, limitando con Francia. Un paraje que se conoce como pueblo de las brujas y de los aquelarres.

El laberinto del averno

Por unas escaleras que conducen a un pequeño río denominado ‘regata del infierno’, en la parte inferior, hay un espacio de más de cien metros, y quien se atreva a internarse en él, debe estar ojo avizor a las galerías y laberintos que dan a uno y otro lado para no quedar atrapado hasta el confín de los tiempos.

Una vez pasado ese nivel, como si de un videojuego se tratase, se puede acceder a la parte superior y encontrarse con la puerta del macho cabrío, donde en la antigüedad en su entrada se efectuaban aquelarres bastante comunes también en los cruces de caminos, o en cualquier sitio poblado de árboles, en ruinas o en las casas de los que quería comunicarse con el otro lado o con el maligno.

Las reuniones de las brujas se celebraban tan sólo en días señalados como la Noche de Difuntos o la de San Juan y sólo se realizaban en los prados sobre las montañas o en las enormes cuevas situadas dentro de ellas y también en algunos castillos abandonados.

Del miedo a oídos de la Inquisición

Estas reuniones ocultas se divulgaron por toda Francia debido a que una mujer fue allí desde Zugarramurdi contando los diabólicos ritos realizados por algunas mujeres del pueblo, en los cuales se llamaba a espíritus maléficos.

Lo que antes sólo había sido propio del pueblo vasco, cobró tal notoriedad y se divulgó tan ampliamente que el miedo a las brujas se extendió a diversos lugares. Debido a ello en el año 1610, el inquisidor Don Juan del Valle Alvarado, del Tribunal de Logroño fue el encargado de realizar una investigación detallada. Pasó meses enteros en Zugarramurdi, recabando varios testimonios que hablaban de casi trescientas personas implicadas en temas de brujería y fueron castigadas como tales.

A cuarenta se las consideró las más dañinas, se las llevó a Logroño, acusadas de idolatrar al demonio, realizar misas negras y sostener relaciones sexuales con él. Además fueron inculpadas de metamorfosis, de generar tempestades y por arte de hechicería provocar pestes y plagas contra animales, personas y cosechas, además de vampirismo y de comer cadáveres o necrofagia.

El 7 de noviembre de 1610, seis personas fueron quemadas en la hoguera condenadas por brujas. Sus nombres eran María de Arburu, María Baztán, María de Chaute, Graciana Xarra, Domingo de Subildegui y Petri de Juliangorena. Otros cinco vecinos de la localidad, murieron durante los interrogatorios, por las cruentas torturas.

Contra la hechicería

Aún hoy en Zugarramurdi, existen los lugares donde sucedieron los aquelarres en lo que se conoce como "La catedral del diablo"
Las leyendas transmitidas de padres a hijos, también narran lo que hay que hacer para ahuyentar a las brujas, como por ejemplo colocar a un lado de la puerta de las casas una cruz hecha con ramas de fresno y laurel bendito para que impida la entrada a la bruja, o si ésta ya ha logrado meterse en el hogar, arrojar un puñado de sal a la hoguera, ya que con los sonidos repetidos, rápidos y secos de ésta precipitándose en el fuego, la bruja saldrá corriendo del susto. Pero si alguien tiene la mala suerte de toparse con ella cara a cara, hay que hacerse la señal de la cruz y decir: "- ¡Jesús!", o cruzar los dedos, y decir: "- ¡Pujes!" Y ésta se esfumará sin más.

En los documentos y en el recuerdo aún prevalecen nombres y personas de relevancia por estar involucrados con el ángel caídoGraciana de Barrenetxea y su marido Miguel de Goiburu, ambos reyes del aquelarre, o Juan de Etxalar, ejecutor de las penas impuestas por el diablo, María Chipia reputada maestra en el arte brujesco, y Juan de Sansín, que tocaba el tambor durante las ceremonias.

@mamiroca
                                                   

Publicar un comentario