martes

En las tierras de Nessie



En Escocia, un lugar llamado Inverness, es un magnífico para perderse en las Tierras Altas.

En una de las ciudades con más turismo del Reino Unido se halla una región de profundos valles, impresionantes lagos y enigmáticas montañas, donde se rumorea que habitan seres mágicos y criaturas extrañas. Es fácil ver antiguos castillos en ruinas y diminutos pueblos con casas blancas. Lo único humano en estas lejanas tierras de Escocia.

Inverness es la capital de las Highlands, una agradable ciudad de estilo victoriano, plagada de comercios y elaborados jardines. Del Inverness de la obra literaria de Macbeth, lo único que queda es el lugar de su castillo, que fue destruido por el cruel Malcom.

La catedral de San Andrés fue el primer edificio de estilo neogótico hecho en Escocia en el siglo XIX, en donde también se hizo un humilde castillo que domina toda la ciudad. Pero lo más destacable de Inverness son las excursiones por sus contornos. Los paseos pueden ser miles, pero uno de destino obligado es el Lago Ness.

El lago más famoso de Escocia

Tiene cuarenta kilómetros de largo y doscientos metros de profundidad. Es uno de los lugares más peculiares que dividen el centro de Escocia y es parte del Canal de Caledonia, una enorme obra construida en el año 1822, pero no es debido a ello que el Lago Ness, sea conocido en todo el mundo, sino más bien a Nessie, el legendario monstruo mitad dinosaurio y mitad ballena que mora en sus aguas y que muchos afirman haber divisado de vez en cuando.

¿Mito o realidad?

Aunque fuera de Escocia la mayor parte lo considera una leyenda, allí se ha publicado una ley que lo declara como especie protegida y que castiga al que agreda al animal. 
Cerca del lago se hallan los restos del castillo de Urquhart, destruido en parte por los ingleses en 1692. Los entendidos afirman que una de sus torres es el lugar mejor situado para observar a Nessie con absoluta claridad y calma.

Siguiendo el camino

Por esa misma ruta se llega a las Tierras Altas, en Fort Augustus y el lago Cloanie, que conduce luego a las cascadas más grandes del norte de Escocia. Allí hay cinco montañas llamadas Las Cinco Hermanas de Kintail de más mil metros de altura y rodeadas de lagos conectados entre sí.

En las últimas estribaciones de la Escocia Continental se hallan las cascadas de Glomach o el sitio de Glenshiel, en donde tuvieron lugar importantes batallas entre los Hannover y los Estuardo. Cuando termina ese valle, se encuentra el lago Duich, que posee una pequeña isla en cuyo centro está el castillo de Eilean Donan, el monumento más retratado de las Highlands.

Esta fortaleza fue erigida para defender las tierras de Kintail y llegó a tener cuatro formas diferentes.

En el año 1719 fue ocupado por una expedición española, que tenía como objetivo sublevar a los escoceses contra los ingleses. Luego de un mes de permanecer sitiado, tres fragatas británicas desde el lago Alsh, atacaron el castillo sin tregua hasta que los españoles se rindieron y fueron hechos prisioneros.

Desde ese entonces quedó abandonado y en estado ruinoso hasta que John MacRae-Gilstrap invirtió veinte años en restaurarlo, desde 1912 hasta 1932. Hoy en día es uno de los lugares más frecuentados por los turistas y es la actual residencia oficial del Clan MacRae.

Tierra de películas

Además ha servido como escenario de rodaje de numerosas y recordadas películas como Los inmortales (1986), Lago Ness (1995), Braveheart (1995), El mundo nunca es suficiente (1999), y  La boda de mi novia (2008).

Sin duda territorio de misterio y leyenda, detenido en el tiempo para que la imaginación cobre vida y tenga un espacio propio.

Imagen: Tumblr.com


@mamiroca


Publicar un comentario