miércoles

Jesús, un iniciado


En la vida de Jesús de Nazaret hay una extensa franja en la que no se sabe nada de él. Demasiado extensa.



En los Evangelios dice que 'crecía en gracia y sabiduría' pero existe un vacío en ese período, hasta que reaparece con su mensaje. Se especula con que pudo llevar a cabo un aprendizaje muy poco ortodoxo que le dio cierto poder y se habla de Egipto como escuela de su saber.

Antiguas religiones como fuente

Nacho Ares, director de la Revista de Arqueología, comentó para el programa Milenio 3 del 24 de diciembre de 2002 que si además de leer los textos del Nuevo Testamento, se investiga un poco en la Historia del Cristianismo a través del tiempo, se puede observar que se han tomado diferentes elementos de otras religiones paganas anteriores para conformar la misma.

Aunque suene un poco contraproducente, si se quiere dar a conocer una nueva religión y reunir la mayor cantidad posible de adeptos, lo lógico es utilizar simbología de otro conjunto de creencias antiguas, adaptarlos a la nueva forma de pensamiento y enmascararlos de algún modo, como lo hicieron los españoles en América, que aceptaron la convivencia de antiguos ídolos mayas y aztecas, pero lo  que en realidad se veneraba era a Jesús y María.

Jesús y otros dioses


Varios investigadores han visto en la figura de Jesús parecidos muy cercanos a Osiris, el dios de la muerte de los egipcios y también en otros dioses asiáticos como Atis o Mitra, dioses redentores de los humanos con su sangre, a los que se venera con un ágape.

En el libro Los misterios de Jesús Timothy Freke y Peter Gandy publicado en 1999, sostienen que en la mitología comparada existen una gran cantidad de dioses similares a Jesús, como si de una historia repetida se tratase.

Nacho Ares cuenta que si se lee entre líneas la historia de Jesús, es muy parecida a la de Osiris. Ambos fueron traicionados, ambos resucitaron a los tres días y hay una serie de paralelismos que llevan a pensar que, sin negar la existencia de Jesús, como decía Antonio Piñeiro, Catedrático de Filología Griega de la Universidad Complutense y especialista en lengua y literatura del cristianismo primitivo, Jesús fue el Mesías en una época junto a otros cuarenta 'locos' que se creían también el Mesías.

La diferencia ha estado en que gracias a las menciones de Flavio Josefo y los Evangelios, el personaje de Jesús ha impactado de forma mucho más importante.

Cabría preguntarse por qué él y no cualquier otro, ya que era alguien modesto, nacido en un pueblo humilde, en un lugar muy concreto que cambió los cimientos de lo establecido hasta entonces para siempre y que lo convirtió en un ser muy diferente a todos los demás.

Los evangelios apócrifos


Sebastían Vázquez Jiménez, escritor, editor y director de la colección El arca de la Sabiduría, habla del vacío de la vida de Jesús a partir de que cumple doce años, y otro entre el nacimiento y ese cumpleaños. Si se remite a los Evangelios, sólo dos hablan del nacimiento de Jesús, sólo escriben sobre él Mateo y Lucas. Dentro de los apócrifos, mayormente en el protoevangelio de Santiago, se habla de una forma más detallada de su nacimiento, pero desde ese origen hasta los doce años también hay una falta total de datos, excepto los llamados Evangelios de la infancia, que también pertenecen a textos apócrifos.

La Iglesia Católica hace una división tajante entre la inspiración divina y lo que compete seguir a los católicos practicantes y otra cantidad importante de textos de otras personas de la misma época, que seguramente fueron espectadores de los mismos hechos igual que los demás que se prohíben.

Tal vez porque daban una idea de Jesús fuera de lo que la Iglesia consideraba ortodoxo. La característica principal de los Evangelios apócrifos es que fueron considerados gnósticos, mientras que la Iglesia señaló un canon a seguir, es decir que no eran "políticamente correctos" para lo que se pretendía divulgar sobre Jesús.

Concilio de Nicea


En el Concilio de Nicea, en el año 325 d.C. es cuando se fundan las bases de la divinidad de Jesús y la fecha del 25 de diciembre como su fecha de nacimiento. No hay ningún documento del tiempo exacto en que nació Jesús, se especuló con diferentes fechas como el seis de enero que es la que toman hasta día de hoy las iglesias de oriente, se habló de fechas en marzo y abril y el Papa Fabián tildó de sacrílego el sólo hecho de buscar un tiempo para el nacimiento de Jesús. Sólo en este Concilio se da la fecha definitiva porque coincide con el solsticio de invierno que se celebra en todo el hemisferio norte y en el que los romanos festejaban una fecha sumamente importante, la Fiesta del Sol Invicto.

Jesús en Egipto


En este período en el que Jesús parece 'desaparecer', podría haber estado en Egipto. La religión egipcia estaba vigente en aquella época y sus templos funcionaron hasta que dejó de existir en el año 535 d. C. 
Jesús pudo tener contacto con ella y haber sido educado en los templos como terapeuta, sacerdote o acceder a conocimientos reservados a muy pocos.

Sin duda, una persona que pasen los siglos que pasen, no deja indiferente a nadie.

@mamiroca

Publicar un comentario