lunes

Hitler aprendió de Estados Unidos



Adolf Hitler, el Führer fue solo un discípulo sobresaliente ejecutando las ideas de otros maestros.

Es archiconocido el genocidio contra los judíos en las décadas 30 y 40 del siglo pasado, pero no tanto que también se efectuó una esterilización en masa de todo aquel que no entrase dentro de los cánones del modelo ario.

Lo que es prácticamente ignorado por la gran mayoría es que esos tanteos eran comunes en varias partes del mundo y más concretamente en Estados Unidos, mucho antes que en Alemania.

El escritor y periodista Santiago Camacho, colaborador habitual del programa Milenio 3 de Iker Jiménez, hizo una investigación de este tema que reveló datos inquietantes.

Los primeros nazis

En los años veinte, cientos de miles de personas fueron esterilizadas, personas con enfermedades mentales, epilépticos y todo aquel que según un tribunal médico no estuviese a la altura de lo considerado normal, fueron castrados en pro de la ‘Ley de purificación racial.’

Oliver Wendell Holmes, juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos, pensaba que era mejor que la sociedad pudiese evitar a los padres el sufrimiento de que sus hijos degenerados fuesen ejecutados o que tuviesen que verlos morir por su propia incapacidad de proveerles de un futuro mediante la castración.

¿Qué es la eugenesia?

La eugenesia es la aplicación de las leyes biológicas de la herencia al perfeccionamiento de la especie humana y Estados Unidos fue el primer país del mundo en aplicar estas teorías.

El 1 de octubre de 1910, comenzó a funcionar en Long Island, Nueva York, el Departamento de Registros de Eugenesia. El encargado de este monstruoso proyecto era nada más y nada menos que el catedrático de Biología de Harvard Charles B. Davenport.

Madison Grant, abogado estadounidense sostenía en 1916, que la mezcla de dos razas siempre daba como resultado un ser que reunía las características menos favorables de las dos, es decir que ese nuevo ser humano experimenta una regresión y vuelve al tipo racial más antiguo e inferior.

En aquellos años, un cóctel macabro de redescubrimiento de las leyes de Mendel, unido a las ideas de Darwin y aderezado con la antropología y la psicología en ciernes, estimuló a muchos a buscar una base genética de los comportamientos en la sociedad y la inteligencia.

El idiota, el pobre, el ladrón o el inferior lo eran por culpa de sus padres que también lo eran, y el Departamento de Registros de Eugenesia, les daba la razón.

Por todo ello en Estados Unidos fueron promulgadas leyes eugenésicas en treinta estados.

California, el más castigado

California fue el estado norteamericano en el que esta terrible diana tocó con más fuerza, hasta el punto de promulgarse una ley para la esterilización de los alcohólicos. En esta época estaba muy en auge la teoría del ‘darwinismo social’ que sostenía que los ricos tienen algo diferente en su código genético que los hace superiores a los demás.

En una conferencia en Battle Creeck, Michigan, científicos llegados de todas las latitudes se congregaron con la intención de intentar probar aberrantes teorías como que los negros son estúpidos, los judíos avariciosos, los latinos vagos, las mujeres irracionales y obviamente los blancos, ricos, de raza aria y bien educados son genéticamente superiores.”

En ese ambiente social se daba rienda suelta a que personas influyentes y del prestigio del Premio Nobel William Bradford Shockley se empeñaran y defendiesen que se otorgase un premio de mil dólares a toda persona de raza negra que de forma voluntaria se sometiese al proceso de esterilización.

Según su hipótesis era una forma de limitar el crecimiento de las razas menos dotadas. Todo en pos de una humanidad mejor.

El odio al diferente

Fue aquella intolerancia la que derivó en la ideología nazi y la cámara de gas.

Es por ello que aún hoy conviene recordar aunque suene trillado, que lo mejor de cada ser humano no está en el color de su piel ni en su coeficiente intelectual y preguntarse porqué siendo investigadores como eran no se preocuparon en examinar si su grupo étnico no era el inferior.

@mamiroca 
Publicar un comentario