miércoles

Las momias de China


¿Qué hacían unas momias de hombres y mujeres caucásicos en el Lejano Oriente?


No tendría nada de particular encontrar unas momias en un recóndito lugar de China, si las mismas no tuvieran una morfología racial completamente diferente del lugar donde fueron encontradas.

El hallazgo de aproximadamente cien momias de fisonomía caucásica en pleno Oriente y cuya antigüedad es de cuatro mil años, ha descalabrado los legendarios pilares de la cultura china, además de dar un vuelco a los comienzos de los primeros pueblos de América.

El origen del pueblo chino

Todos los indicios apuntan a que la cultura china se originó en el valle del Huang He, conocido comúnmente como Río Amarillo, pero debido a los recientes hallazgos hechos por un investigador norteamericano, el inicio de la cultura china podría estar mucho más atrás en el tiempo de lo que se creyó originariamente.

Esta cultura que posee la característica de ser una de las más desconocidas y misteriosas de toda la antigüedad, sumergida en las densas nieblas de los milenios y que solo se pudo empezar a atisbar con la tecnología del siglo XX, sigue siendo el objetivo estrella de muchos investigadores. 
Apartando la mitología en donde se cuenta que P’an Ku el primer ser vivo y creador del mundo, fue heredado por reyes celestiales, terrestres y humanos, hasta el 4000 a. C, no hay registros de una civilización de relevancia. Los estudios de la cerámica revelan que desde esa fecha hasta el año 1700, se establece la cultura Yangshao, prácticamente superpuesta a la Longshan, entre el 2000 al 1850 a.C. Más tarde llegarían las dinastías por herencia, de las cuales la primera fue la Shang. Pero ahora no estaría todo tan claro.

Obra de la casualidad

En el año 1987, el investigador norteamericano Victor Mair, profesor del idioma chino en la Universidad de Pennsylvania, en Estados Unidos, paseaba mecánicamente por las salas del Museo de la ciudad de Ürümchi, en la región de Sinkiang y no había nada que alterase su rutina, excepto las tres momias datadas entre el 2500 y el 300 antes de Cristo. Pero lo más asombroso no era la anticipada datación de las momias. Lo que realmente llamó la atención de este científico, fue que no eran en absoluto lo que podría esperarse. Su nariz alargada, su cabello rubio, o sus ojos sumidos no tenían nada que ver con la raza amarilla que habitaba aquella zona hace cuatro mil años.

La pregunta era qué hacían allí personas de origen europeo y de raza blanca, en aquellos remotos lugares de la geografía china.

El descubrimiento no era para nada algo fruto de la casualidad, ya que como luego comprobó el profesor estadounidense no era un pequeño grupo de momias sino que la cantidad total ascendía a las cien.

Su estado de conservación era excelente lo que alivianó en mucho la tarea de Mair para la identificación y el estudio de los mismos.

Luego de barajar la remotísima posibilidad de que las momias perteneciesen a un grupo humano de nómadas que se hubiese extraviado por causas ignoradas y alcanzase los límites occidentales de China, aún se desconoce el principio de este enigmático pueblo.

El comercio con China

Si es la prueba fehaciente de tratos comerciales en los antiquísimos principios de China o no, lo más sorprendente son las conclusiones que los investigadores empiezan a sacar. La antigua hipótesis que dictaba que el inicio de esta civilización había sido originado en un entorno sin ningún tipo de influencia exterior comienza a caer como un castillo de naipes.

Las pirámides de Xiang

Se podría pensar en una raza de hombres blancos que tal vez habrían construido unas muy poco o nada conocidas pirámides en la región de Xiang, cercanas al famoso enterramiento del emperador Qi Shi Huang, al cual sigue prohibido el acceso por el gobierno de ese país.

Este enigmático caso que podría mover algunos cimientos de la historia,  fue recogido por Nacho Ares, Licenciado en Historia Antigua además de director y presentador del programa Ser Historia, en el programa Milenio 3 de la Cadena Ser del día 13 de enero de 2003.

@mamiroca

Publicar un comentario