martes

Los sicarios económicos


La economía no es sólo lo que se cuenta en los telediarios, es también un idioma oscuro, hablado por muy pocos.


La pregunta del millón entre los adeptos a las conspiraciones, a lo que no se cuenta y las versiones no oficiales es ‘¿Quién manda en el mundo?’
Libros sobre grupos crípticos, sociedades secretas o extrañas sectas son publicados continuamente para intentar desenmarañar este galimatías.

Pero en estos días cualquiera que vea un poco las informaciones económicas, tiene que ser muy incauto para no encontrar la respuesta. En el mundo manda ‘el vil metal’, el dinero. Y como todo imperio dominado por un tirano, éste debe pertrecharse de una poderosa guardia de soldados listos para ejecutar sus órdenes más crueles y sin miramientos. Ellos tienen un nombre y son los ‘sicarios económicos.’

Los ejecutores de la crisis

John Perkins en el año 2004 publicó un libro que pasó inadvertido para la gran mayoría, pero que fue éxito de ventas en Estados Unidos y que lleva por título Confesiones de un sicario económico. Es una autobiografía real, donde Perkins se confiesa y entona un mea culpa por haber sido un ‘sicario económico’ durante mucho tiempo. Cuenta todos los detalles de su trabajo, además de sacar a la luz los procedimientos muy poco lícitos que ejecutaba.

Este señor y sus colegas que están muy altamente considerados en la comunidad de las finanzas a nivel mundial, él en concreto fue un antiguo agente de la Inteligencia norteamericana y todo un erudito en Relaciones Exteriores, fue designado para trabajar en una empresa privada, concretamente en una consultora que representaba a unos clientes y su desempeño consistía básicamente en ser un profesional altamente cualificado y remunerado que extorsionaba a países en todo el mundo por miles de millones de dólares.

Qué es y cómo actúa el Banco Mundial

Santiago Camacho, escritor, periodista y uno de los mayores expertos en conspiraciones, ha investigado este tema para el programa Milenio 3 de la Cadena Ser, donde expone directamente los planteamientos de Perkins. 
Primero se identifica a un país que tenga un amplio margen de recursos naturales como petróleo, gas, etc y luego se acuerda un préstamo a ese país por parte del Banco Mundial o alguna de sus filiales. Pero el dinero realmente no llega jamás allí, sino que se deriva a sus propias organizaciones para crear infraestructuras como puertos o plantas industriales, de las que sólo se beneficia una pequeña élite del mismo pero de lo cual no llega nada a las personas que realmente lo necesitan.

Por ejemplo, Perkins llegaba a un país y le decía a su presidente que necesitaba una ayuda para el desarrollo,  para crear carreteras u otras obras de bien público y él se ofrecía a gestionar el préstamo con el Banco Mundial, a cambio de que las obras las realizasen las compañías de Perkins
Podría decirse que era todo un benefactor, pero la clave es qué sucedía si el país no podía pagar el préstamo. Muchos países como por ejemplo Grecia, pero también en Asia, África o América, países subyugados por su deuda externa, aunque pongan la totalidad de su patrimonio a disposición de Perkins nunca terminan de pagarlaÉsa es la idea, que los países no puedan hacer frente a los pagos. 
Al revés que todos los prestamistas del mundo, los jefes de estos sicarios, no quieren cobrar sus préstamos
Entonces, en algún punto de la negociación, llegan los sicarios y les dicen que como no pueden hacer frente a los pagos vendan, por ejemplo, su petróleo muy barato a sus compañías petroleras, les dejen instalar bases militares en su territorio, envíen sus tropas a pelear por sus intereses, o voten a su favor en la O.N.U.

Refinanciación de la deuda

Si hace falta se le dan más préstamos, donde entran en juego el F.M.I. y el Banco Mundial y se podría llegar a pensar entonces que los presidentes de los países afectados son todos descuidados e incautos. En absoluto, la otra parte del trato es que en algún paraíso fiscal, al terminar su mandato les espera una suculenta cuenta a su nombre donde se les agradece por los servicios prestados. El dirigente no pierde absolutamente nada, ya que esa deuda será pagada por sus ciudadanos durante años y años.

En ese estado de cosas el Banco Mundial o el FMI, hacen lo que hoy está tan de moda que es un ‘plan de ajuste’, que en realidad es donde se quiso llegar desde el principio y consiste en la desarticulación pedazo a pedazo del país en cuestión, para que sea arrojado a corporaciones internacionales. 
Literalmente, vender su sistema sanitario, educativo e incluso su sistema penal a intereses extranjeros.

Un hombre honrado

Si por casualidad estos sicarios se encuentran con un gobernante honesto, que los hay, se emplean métodos ‘persuasivos’ para que entre en razones y si esto no es así se recurre a métodos extremos, como fue el caso del presidente de Ecuador, Jaime Roldós Aguilera, que tuvo un dudoso accidente de avión en el que perdió la vida. 
O pocas semanas después el presidente de Panamá Omar Torrijos Herrera, que también falleció en extrañas circunstancias y que John Perkins recuerda perfectamente por ser él mismo el encargado de ese trabajo.

Para los que creen que esto son sólo teorías de trasnochados, el mismo John Perkins afirma que: -‘Esta gente no tiene que juntarse a trabajar para hacer cosas. Trabajan todos bajo una misma premisa y es maximizar los beneficios sin importar el coste social o medioambiental.’

Y hasta podría decirse que se emplean a fondo.


@mamiroca

Publicar un comentario