viernes

Bermudas


Uno de los lugares más enigmáticos y sorprendentes de la tierra: El triángulo de las Bermudas. Carlos Cala Barroso nos lleva a descubrirlo, sin peligro alguno, en un programa de radio.

Es un archipiélago constituido por unas trescientas sesenta islas, que se encuentra en la costa oeste de Carolina del Norte, en pleno océano Atlántico. 
Ciento cincuenta de ellas conforman el Estado de las Bermudas, pero sólo veinte están habitadas con apenas setenta mil habitantes. En su capital, Hamilton viven poco más de seis mil personas; a pesar de ello se puede considerar un territorio superpoblado con mil habitantes por kilómetro cuadrado.

El conjunto de islas fue descubierto por el español Juan Bermúdez en el año 1503 que las bautizó con su apellido y cien años después llegaron sus primeros pobladores, colonos ingleses que quedaron varados en su viaje a América. La corona británica se hizo cargo del territorio a finales del siglo XVI.

En el año 1968, Inglaterra dio más libertad al archipiélago, otorgando el cargo de Primer Ministro al partido que en ese momento ostentaba la mayoría.

A pesar de poseer lugares de interés como edificios o museos, lo mejor de ellas es su naturaleza, playa y paisajes. Son el típico destino turístico caribeño, con todo tipo de comodidades, pero respetando la arquitectura colonial de tonos pastel y tejados blancos.

Aunque la cultura británica tiene una fuerte raigambre, su caudal turístico en un noventa por ciento llega desde Estados Unidos. Su mixtura de lo moderno y lo antiguo, la calidez y el azul de sus aguas lo convierten en un edén en la tierra y también a ellas debemos agradecerles el invento de esos pantalones cortos, que nacieron aquí y que pueden ser combinados con trajes de chaqueta.

Pero Las Bermudas tienen un pasado de misterio indiscutible, debido a inexplicables desapariciones acaecidas cerca del lugar. Si dibujamos una línea imaginaria entre Puerto Rico, Fort Lauderdale y Las Bermudas tenemos un triángulo conocido como “El triángulo del diablo.” Desde el año 1840 se han registrado más de cincuenta desapariciones de barcos y aviones en ese enclave, sin poder explicarlo de una manera lógica.

En el año 1840 el barco alemán Rosalie, fue hallado sin personal de abordo, luego de haber pasado por aquí. Algo parecido a lo que le sucedió al Marie Celeste en el año 1872, o diez años después a la Fragata Británica Atlanta.

La leyenda cuenta que los barcos aparecieron completamente vacíos de personas, con los platos aún humeantes en las mesas del comedor.

Los aviones también han sido objeto de este misterioso hecho. En 1945 de Fort Lauderdale salieron cinco bombarderos en una misión rutinaria de entrenamiento y con buen clima. Ninguno volvió. Ni tan sólo el hidroavión que se envió para su búsqueda.

El último suceso fue el de unos ocupantes de un yate alemán que perdieron el conocimiento, hace más de quince años. Jamás se pudo resolver satisfactoriamente ninguno de los casos. No existieron llamadas solicitando ayuda y la mayoría de las veces, la meteorología jugaba a favor. Tan sólo se esfumaban sin dejar noticia ni rastro alguno, ni los aviones ni los barcos.

Cientos de teorías intentan explicar este inquietante fenómeno, desde alienígenas que raptan a naves y personas, hasta campos de materia antigravitatoria que impelería los objetos al espacio exterior o que sea el verdadero territorio de la mítica Atlántida y sean sus habitantes los causantes de estas desapariciones. 

Otra hipótesis es la de los campos magnéticos, lo que provocaría que se descontrolen los mandos tanto de aviones como de barcos, pero ¿cómo se explica que no queden supervivientes?

Con un poco más de sensatez, se habla de fuertes corrientes marinas sumado a la enorme profundidad de sus aguas y los fondos marinos que no han sido explorados,
que podrían resolver una buena cantidad de las desapariciones, pero no todas.

Explicable o no, el Triángulo de las Bermudas, sigue siendo un mito muy real que sigue estando sin resolver, e Iker Jiménez lo puso sobre la palestra en su programa Milenio 3 de la Cadena Ser el 31 de marzo de 2003.

Imagen: Pinterest/ Chris Bryant



Publicar un comentario