viernes

El verdadero ‘Gran Hermano’


Los servicios de inteligencia apoyados por las nuevas tecnologías parecen saberlo todo sobre nosotros. Como si de un gran ojo se tratase, que todo lo escudriña. Un seguimiento militar a nivel planetario. Su nombre es ECHELON.


Cada vez que descuelgas el teléfono, cada vez que envías un email, ECHELON se activa. Se trata de un proyecto altamente reservado que se ideó entre Estados Unidos e Inglaterra para abarcar todo el caudal informativo durante la Guerra Fría. Pero una vez terminada la disputa, el proyecto siguió expandiéndose en momentos en los que no tenía razón de ser, de forma desatada, agregando todas las invenciones más modernas y de las que aunque utilizamos habitualmente no tenemos ni idea. Como una enorme tarántula que lo controla todo.

Nacho García Mostazo, periodista de la CNN , y ahora director de los Desayunos de TVE, en el año 2003 escribió un libro Libertad Vigilada sobre cómo, por qué y quién nos escucha.

Iker Jiménez lo entrevistó para su programa Milenio 3 de la Cadena Ser y le contó que, efectivamente Estados Unidos e Inglaterra se asociaron porque en ese momento para ellos era vital realizar las escuchas del bloque soviético, en el que ya que se había creado la Central Intersputnik. En un inicio fue un sistema que ahora nos parecería rudimentario, pero cuando debería haber terminado su cometido, no sólo no fue así, sino que siguió enriqueciéndose y aumentando con todo tipo de adelantos y al margen de cualquier ley.

Todo nace en la Segunda Guerra Mundial, donde ingleses y estadounidenses comparten la Inteligencia Ultra, que es lo que les hizo ganar la guerra a los nazis, interceptando sus comunicaciones y más tarde en la batalla del Pacífico, interrumpiendo los mensajes de los japoneses, quebrando sus códigos y sus claves cifradas. 

Las máquinas Enigma de los alemanes o la Clave Púrpura de los japoneses fueron desbaratadas en muy poco tiempo.

Alan Turing, fue uno de los primeros padres y genios de la computación, y además el que logró desenmarañar el secreto de la máquina alemana con lo que llamó “bombas” (por un helado que se estaba tomando) que consistían en unas máquinas similares a las Enigma haciéndolas funcionar a la inversa.

Muchos expertos afirman que la guerra terminó dos años antes debido a la maestría de este hombre y a la Inteligencia Ultra, la alianza angloestadounidense que acabó con todo el espionaje con suma rapidez.

Una vez obtenida esa mayúscula victoria, a la que posteriormente se unieron Canadá, Australia y Nueva Zelanda, en el año 1948 deciden perpetuarlo ad infinitum firmando un pacto militar y de espionaje que se llama UKUSA, el cual sigue siendo un documento secreto y el cual el Parlamento Europeo denunció en el año 2001, la identidad de la red ECHELON y los países que lo firmaron aceptaron que existe, aunque no su temática.

Santiago Camacho, periodista y gran experto en conspiraciones afirma que esto es absolutamente real y no hay quien lo controle. Nos cuenta que ECHELON es sólo una parte de un entramado de espionaje electrónico altamente sofisticado que no solamente intercepta comunicaciones, sino también las bases de datos cruzadas de distintos sitios. Nos cuenta que existe una página (en inglés) que puede ser de gran utilidad a nivel informativo y es la FAS (Federación de Científicos Americanos).

Un grupo de gran prestigio que se origina, primero era la Federación de Científicos Atómicos y su matriz se encuentra en los científicos que crearon el Proyecto Manhattan, es decir, los que desarrollaron la primera bomba atómica y con un enorme cargo de conciencia por su creación, se unieron para controlar el desarrollo militar de los Estados Unidos y el seguimiento de ese armamento. Más tarde lo hicieron extensible a toda actividad de inteligencia y militar.

En uno de sus últimos informes existe un dato inquietante y es que según ellos, desde la caída del muro de Berlín hasta hoy la inteligencia del gobierno estadounidense no sólo no ha disminuido sino que han aumentado considerablemente, aunque en teoría estamos en ‘tiempos de paz.’

Lo que explicaría esto es que con anterioridad se espiaba para sobrevivir y ahora para sentar las bases de un imperio, de la supremacía de un estado, que conlleva una serie de actividades mucho más extensas que no solo abarca el campo militar e ideológico, sino también lo político y muchas más variables que durante la Guerra Fría no existían.

Enviar un email

Una actividad que de tan cotidiana ya es automática en nuestras vidas. Nacho García Mostazo nos explica que mandar un correo electrónico es como enviar una postal y no una carta cerrada. Esto es así porque los sistemas y programas que utilizamos fuera de los Estados Unidos están diseñados con un formato de encriptación más corto para que pueda ser leído mucho más fácilmente por los servicios de inteligencia. El mismo sistema que en USA tiene una clave de encriptación de 156 bits, lo que es una buena clave de seguridad, al venderse ese mismo software al extranjero es acortado para que puedan ser abiertos con mayor facilidad. Cuando lo enviamos, el correo ya lleva la mitad de la clave que es “tal”, el resto es muy fácil de descifrar y es posible leerlo de inmediato.

Las palabras del peligro

Fernando Berlín periodista y director de radiocable.com, nos habla también de ECHELON y nos dice que el funcionamiento de esta red no se conoce demasiado. Un analista llamado John Pike de la FAS cuenta que existe una serie de estratos de información y de ahí salió un correo que se distribuyó rápidamente por Internet con las palabras “prohibidas” que teóricamente disgustan a ECHELON y lo ponen en marcha.

Algunas como “presidente”, “atentado”, variedades de explosivos o "Bin Laden" formarían parte del juego, pero sucedió algo sorprendente. Al correr como una reguera de polvo entre los usuarios de la red con la intención de bloquear al sistema, tuvo que ser finalmente descartado. Una iniciativa “muy bonita, muy romántica, pero definitivamente inútil”, para Santiago Camacho.

Además contó una historia que puede ser bastante gráfica de lo que puede suponer ser vigilado por estas redes de espionaje.
Todo lo que llega a la ciudadanía va muy atrasado con respecto a lo que se cuece en el ambiente militar.
Durante la guerra de Chechenia el líder Dudáyev  se encontraba hablando por su móvil en un intento de llegar a algún acuerdo o negociación pacífica. En ese momento se realizó una triangulación de su teléfono y se dispararon dos misiles desde Rusia que acabaron con su vida. Esto sucedió en el año 1996, con mucha menos tecnología de la que se tiene hoy en día.

Internet

Nació de una gran cantidad de experimentos tecnológicos, que más tarde pasaron a ser parte de la sociedad. En un principio se llamó ARPANET, creado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Pero ECHELON estaba al margen de esto y además de su secretismo absoluto tiene una ventaja tecnológica superior en diez años para la vigilancia.

El sistema en capas si existe e intercepta determinadas informaciones a las que pone bajo la lupa de unas bases de datos extremadamente sofisticadas y no sólo eso. El programa aprende de sus propios errores y cada vez hila más fino, tal como el Deep Blue.
En concreto primero capta el mensaje, luego lo testea en las bases de datos, teniendo en cuenta no sólo las palabras sino su origen, a quien se envía, la trayectoria de mensajes de ese usuario y del receptor y finalmente, un pequeño número de mensajes “posiblemente sospechosos” son los analizados por seres humanos.

Cabe aclarar que todo esto pueden ser especulaciones, ya que todo lo concerniente a ECHELON es uno de los cuatro secretos mejor guardados de la Inteligencia Norteamericana.

Un sello de correos

Nacho García Mostazo, en la Cadena Ser dijo que en el año 1984 los satélites eran capaces de fotografiar un sello de correos en el suelo y en el 2003, cuando estuvo en el programa sostuvo que ha evolucionado tanto como para que los satélites realicen retransmisiones en directo e interceptar comunicaciones desde el espacio.

Combinando satélites de escucha, de vigilancia y grandes parabólicas, se realiza un “barrido” de todas las comunicaciones para subirlas a distintas capas de información, donde los espías, sentados en su despacho frente a la pantalla de su ordenador leen los mensajes de un tema en concreto que pueda “afectar a la seguridad nacional.” Pero no es un analista de cualquier cosa, sino más bien que tiene su parcela concreta y específica de un tema muy determinado. Al final de su día, habrá guardado para sí, un fax, una llamada telefónica, un correo por el que hace un informe que envía a un expediente.

En una denuncia del Parlamento Europeo queda reflejado que la red ECHELON es la única que se dedica desde 1970 hasta hoy a interceptar comunicaciones vía satélite, pero como señala Santiago Camacho es sólo la punta del iceberg, porque hay muchas otras redes que se agrupan en lo que se llama SIGINT o Sistema de Espionaje de Señales de los Estados Unidos, sus siglas son USSS, que es ni más ni menos que la madre de todo el espionaje y por encima de ella, que intercepta cables submarinos o comunicaciones intercontinentales o dentro de un propio país, por ejemplo entre embajadas, más arriba aún se encuentra la NSA, desconocida para el gran público y que gastaba en el año 2003 la mitad del presupuesto de los Estados Unidos dedicado al espionaje.

Javier Sierra, que también estuvo en el programa le preguntó a Nacho García, quién controla esto, si es el presidente podría, hipotéticamente ser vigilado o vigilar a sus adversarios políticos y citando a Thierry Meyssan cuestionó si existe un “poder dentro del poder” que controla a este.

Nacho García contestó que entre las cientos de teorías conspiranoicas, una de las últimas habla de que el Consejo de Seguridad Nacional (únicos funcionarios capaces de acceder a estos datos y el círculo más cercano del presidente) sería un contrapoder en la sombra, aunque por supuesto no hay ninguna prueba al respecto. 

Pero sí hay espías retirados de la CIA que afirman que este Consejo no es más que una especie de “gran Sanedrín” donde se mueve el dinero y los máximos poderes e influencias del mundo.
Si el presidente está alineado con las ideas y principios de este Consejo la relación se mantiene en orden, pero en definitiva son ellos quienes “controlan y lideran” todos los datos que se manejan en estas redes.

Un dato importante que Javier Sierra nos recuerda es que de todos los presidentes de los Estados Unidos sólo uno fue director de la CIA, ese fue George Bush padre.

Las denuncias del Parlamento Europeo

Para muchos puede parecer lógico que se vigile y se investigue en este mundo globalizado, pero hay voces que se han levantado viéndolo como toda una provocación y un atentado contra la intimidad, entre ellas el Parlamento Europeo que fue directamente afectado por estas cuestiones.

Desde que en el mundo se disiparon los dos bloques y que ha nacido una emergente Unión Europea, lo que existe es una guerra no declarada comercial y económica entre ambos bandos.

Santiago Camacho señala como “casualidad” que los tres miembros de la OPEP que estaban pensando cambiar su sistema de pagos de dólares a euros Irak, Venezuela e Irán son los que más problemas tienen ahora mismo.

El Parlamento Europeo empezó a investigar cuando descubrió que el sistema estaba siendo utilizado para tumbar contratos de miles de millones con empresas europeas de industria y tecnología, aeronáuticas y de defensa, fundamentales para Europa y que al ser interceptados por Estados Unidos ofrecían ventajas mucho mejores a los posibles compradores.

Para contrarrestar esto Europa creó la ENFOPOL en respuesta a ECHELON. Son unos documentos elaborados por el Consejo de Europa, una serie de normativas para facilitar la vigilancia de ciertos delincuentes, algo que venía siendo solicitado por las policías de diferentes países europeos. Pero detrás de esas leyes y de la policía están los Servicios de Inteligencia que acceden a esa información. Alemania y Francia tienen la red más importante que en cierto modo contrarresta el espionaje de ECHELON, aunque se está intentando hacer a nivel europeo con la base de satélites de Torrejón de Ardoz que podría dedicarse presuntamente a hacer lo mismo, aunque con menos medios.

Con todo su poderío, todos estos sistemas no son infalibles, ni mucho menos, pero sí debemos tener en cuenta, en estos tiempos que corren y cada vez más, que debemos de ser astutos y precavidos y no me importa insistir en que estos eran los juegos del poder en el año 2003. Qué más habrá surgido desde entonces, cuando ya han pasado más de diez años.


Publicar un comentario